1

1

miércoles, 19 de marzo de 2014

Siglo XVII Formacion del Barroco y de la Opera


EL SIGLO XVII: FORMACION DEL BARROCO Y DEL MELODRAMA
 
El Siglo XVII nos sitúa en plena crisis de los ideales renacentistas. Cuando ha quiebra su optimismo cósmico y aun la misma idea de belleza, entonces estamos en pleno barroquismo.

La música europea por medio del melodrama comienza a ser símbolo de la cultura y en un intento de vuelta al clasicismo (humanismo-Camerata Florentina) sin embargo asistimos a una profunda a revolución de la melodía y con ella al barroquismo y no a una vuelta al clasicismo.

 Aparentemente  el propósito de los humanistas y músicos italianos era el ideal renacentista de la vuelta a lo antiguo. Si se pide revolucionariamente la supresión de la complicación contrapuntística es para que la palabra llegue mejor y sobre todo para que música y poesía recreen de nuevo el buscado ideal de la tragedia  griega: no es otro el fin de los eruditos que buscan los textos sobre música de los griegos.

A finales del siglo XVI, los músicos se sienten atraídos por el arte lirico y creen necesario devolver al poema el papel principal que tuvo en su día en el drama griego y que había perdido en los tiempos de la polifonía. El clasicismo literario estrechamente unido a la teoría cartesiana de la razón va influir en todos los ámbitos estéticos del arte.

La gran revolución del barroco es el primado de la melodía. Este primado tiene consecuencias revolucionarias que definen el futuro de la música europea : desaparición del concepto horizontal , polifónico y contrapuntístico que da paso  a un sentido monódico que organiza la armonía verticalmente y que establece una jerárquica entre las voces , que es lo opuesto al tratamiento polifónico y en condiciones de igualdad de éstas.
 
La inspiración musical tal como la entendemos desde el romanticismo aparece en este gran siglo XVII.
 

Surgen formas nuevas que servirán de apoyo a toda la música moderna: la melodía acompañada, el recitativo cantado, la cantata, la ópera, el oratorio. Asistiremos también a la definitiva consolidación de la música instrumental. Los lutistas italianos aportan a la familia de las violas los últimos perfeccionamientos. El órgano y el clavecín conocerán su momento de mayor esplendor, mientras que el laúd, el instrumento más tocado en los siglos precedentes, poco a poco va cayendo en desuso. En su monumental obra Harmonía Universal y Teoría y Práctica de la Música, aparecida en Paris en 1636, el Padre Mersenne, amigo de Descartes expone las ultimas conquistas de la ciencia musical a principios del S.XVII.
 
EL NACIMIENTO DE LA OPERA

El nacimiento de la opera a principios del S.XVII, es el resultado una lenta evolución, que se fragua en etapas precedentes. Es cierto que diversos elementos de la opera existen ya en germen desde la edad media (Los Misterios y posteriormente el Ballet de Corte en Francia y las Sagradas Representaciones, Pastorales y Madrigales en Italia), pero el estilo musical dramático y el descubrimiento de la armonía en el sentido moderno de la expresión, aparecen en el siglo XVII.

Todo el siglo XVII aparece musicalmente dominado por el melodrama. De Florencia y Venecia toman las cortes y las ciudades el modelo para sus representaciones.

Es una época de confusión. Nada mejor que unas frases de Capri como resumen: “Dioses del Olimpo , doncellas errantes , caballeros medievales, figuras cristinas, personificaciones alegóricas, figuras mitológicas, mundo pagano, mundo cristiano, supersticiones, sensualismo, materialismo, idealismo neoplatónico, cultura humanística y fantasía popular ….Todo cabía en el amplio molde del Melodrama.”
 

Tres formas escénicas se mezclan y luchan en la formación del melodrama: la pastoral, el drama mitológico, y el drama histórico. La impresión de barroquismo que nos da esta época se debe en mucho a esta confusión de formas , que se complica aún más por la aparición del oratorio y por la permanencia del Ballet , especie de cajón de sastre donde se confunden todos los géneros , que hace muy difícil saber cuándo estamos a ante una verdadera opera.
 
La camerata florentina aparece determinada por factores acusadamente teóricos y lleva a la música el platonismo renacentista. Pero será en Venecia y el genio Monteverdi el que será capaz de utilizar el platonismo como doctrina personal y practicando un agudísimo instinto de la época, comienza la revolución musical desde la melodía misma.





Sobre el concepto y caracteres del Barroco.

La música del barroco según la practicaron sus más grandes representantes se caracteriza por sus acentuadas  cualidades manieristas, misticismo, exuberancia, complejidad, decoración, alegoría, deformación, el aprovechamiento de lo sobrenatural y lo grandioso. Si el renacimiento y más tarde el clasicismo representan el orden y la claridad, el barroco ( y después también el romanticismo) tendían al movimiento de la perturbación y la duda.

El barroco presencia también la desaparición de los antiguos modos eclesiásticos y la consolidación del sistema mayor/menor de escalas y sus claves asociadas, cuyo uso se ha prolongado hasta nuestros días.

El Barroco es la época del ascenso de las formas que conducirían directamente a la sonata, la sinfonía, el concierto, la obertura y la variación. Pero el barroco también poseía sus propias formas libres: la fantasía, la tocatta, el preludio y el ricercar.

Socialmente, es un periodo que asiste al ascenso de la burguesía culta. La música comienza a difundirse de la corte y la iglesia a la ciudad, donde muchos ciudadanos de la burguesía empezaban a reclamar entretenimientos musicales.
En posteriores entradas desarrollaremos extensamente  todas estas ideas del Barroco musical del Siglo XVII  y su apogeo en el XVIII,  viendo como se forma la ópera en las diferentes escuelas italianas. Italia cuna de la ópera. Viajaremos también a Francia, otro de los centros operísticos de la época. No olvidaremos como trataban también los Ingleses y los alemanes el melodrama. Finalmente cerraremos el siglo XVII con el examen del nacimiento de la música instrumental y de la gran forma SONATA.