1

1

domingo, 30 de marzo de 2014

El Clavecin en el Siglo XVIII: En Italia : Scarlatti - Durante - Galuppi. En Francia, Rameau


El clavecin en el Siglo XVIII Italia : Scarlatti, Durante y Galuppi
El clavecin en Francia. Rameau

 
Tanto en Italia como en Francia, el Laúd, instrumento favorito del siglo XVI cede su protagonismo al clavecín, al principio  bastante rudimentario  y perfeccionado hacia 1630.

Cada época tiene su instrumento resumen, que recoge las músicas más dispares. En el Renacimiento, la vihuela y el  laúd admiten su escaso papel aun en las complicadas misas polifónicas. En el año 1711 Cristofori construye el primer piano forte, instrumento resumen para el siglo romántico. Una de las corrientes estéticas más definidas en el siglo XX ha sido la vuelta a las formas anteriores al romanticismo. Una interprete genial (Wanda Landowska) ha conseguido que el clavecín y su música aparezcan como algo cercano a nuestra sensibilidad.

El clavecín es un instrumento de sonoridad leve y seca a la vez. Sin contrastes y sin volumen, no encuentra su perfección definitiva hasta que la mano de Doménico Scarlatti hace de la rapidez y del virtuosismo un maravilloso sistema expresivo. Frente al violín de la Italia del Norte, grandioso, melancólico, y robusto, el clavecín de Scarlatti impone los valores que sirven para caracterizar el rococó dieciochesco: Ligereza, sonrisa, ornamento, virtuosismo, cualidades que son luego técnica imprescindible para el piano.

Triunfa el clavecín sobre otro instrumento resumen, órgano. La maravillosa escuela organistica de Frescobaldi, no tiene seguidores.

 

DOMENICO SCARLATTI. (1695-1757)

 Hijo del famoso Alejandro, nace en Nápoles y recibe de su padre las primeras clases. Estrena Irene cuando solo es un niño lo que le da una pronta celebridad, entrando al servicio de la reina de Polonia y tiene con Haendel el famoso duelo virtuosista en Roma.

Después de su paso por Londres y Lisboa, llega a Madrid como profesor de la princesa de Asturias en donde vivirá hasta su muerte

A primera vista, una concepción exclusivamente ornamental parece presidir el estilo de Scarlatti. Es una técnica destinada a sacar del clavecín efectos que aun hoy mismo parecen imposibles. Saltos inverosímiles, apoyaturas, mordentes sin descanso, cruzamientos continuos de manos. Arranca al clavecin todo un reino de lo difícil y de lo imprevisto: “belleza diabólica” como dijo Paul Dukas. Pero el ornamento de Scarlatti no es solo una muestra de artificio, ya que cada giro melódico, cada travesura, vienen sostenidas por una plasticidad especial nacida de un genial sentido el ritmo. De esta forma puede el clavecín conseguir efectos de color y planos de sonoridades casi increíbles.

 

Scarlatti no manifiesta una gran preocupación por inventos formales. Sus sonatas no pueden ser valoradas con arreglo a un simple esquema formal. Es una técnica puntillista, maravillosamente fragmentaria, donde la prodigiosa maestría en el estilo fugato no se emplea como recurso para el simple artificio o como decisivo procedimiento de profundidad. Olvidando el sentido peyorativo  del calificativo superficial, podríamos acercarnos bien al estilo clavecinistico de Scarlatti.

 Doménico Scarlatti vivió de lleno el ambiente operístico de la época. Las características que asignamos a la opera napolitana encuentran una más alta trascendencia en el clavecín de Scarlatti. Todo el virtuosismo vocal que la moda impone, los trazos breves característicos de la ópera bufa, el tono popular pasan al clavecín de Scarlatti, pero dotado de una maravillosa musicalidad.

Frente al clavecín francés, cuyo trazo ornamental busca intentos descriptivos como muestran los títulos de la piezas, el clavecín de Scarlatti, con títulos muy generales (sonata o capricho casi siempre) se mueve siempre dentro de intenciones puramente musicales.

 
Sonatas de Scarlatti

 

Francesco Durante

Contemporáneo de Scarlatti,  Durante (1684-1755) contribuye al mundo del clavecín, con una técnica sobria, dedicada sobre todo a los problemas contrapuntísticos. Fue Maestro de los mejores operistas italianos y nos ofrece un clavecín opuesto al de Scarlatti por sus preocupaciones de severidad. Vale la pena escuchar más a menudo la música de este compositor que os dará agradables sorpresas.

 

Sonata Fugata ( F.  Durante)

Fragmento de sus lamentaciones del profeta Jeremias ( Bellísima obra de un compositor , Durante , un gran desconocido.

Lacrimosa - F. Durante  (muy bonito este Lacrimosa de su Réquiem…)

 

ESCUELA VENECIANA. GALUPPI (1706-1785)

 

Galuppi, liberando a la sonata de la aridez de la técnica, avanza prodigiosamente en el proceso de la forma y del estilo. En sus sonatas se palpa una deliciosa  calidad armónica, pues son melancólicamente expresivas y muestran una incomparable vivacidad, una extraña y enérgica claridad, en la cual todo, genio y saber, concurren a dar a la forma la más noble eficacia, presentando el mismo tema bajo mil formas  variadas.

 

La personalidad de Scarlatti ha dejado en la sombra la música cembalistica de Galuppi, pero sus sonatas son un ejemplo perfecto de la escuela veneciana. Si Scarlatti se libera de la danza idealizándola por la ligereza, Galuppi muestra su genialidad, sobre todo, en los tiempos lentos, llenos de una melancólica gravedad, ajenos a la alegría de la escuela Napolitana.

 
Encantadora sonata de Galuppi en versiones para clave y piano


 


 

 

ESCUELA FRANCESA.

 Las piezas para clavecín de Rameau, aun siguiendo la tradición de Couperin, muestran ya alguna preocupación por formas no tan ligadas con lo descriptivo. Villani distingue tres estilos en las obras de Rameau: Rítmico (o adherido a patrones de danza), elegiaco o sentimental y descriptivo. En estas últimas obras,  Rameau sigue la más clara tradición francesa; en las elegiacas, algunas maravillosas como les Tendres Plaintes,  ya hay una materia musical más honda, desligada de la danza y del tipo de cuadro de género (recordemos aquí la famosa Poule o le Rappel des Oiseaux, tan ligadas a su tiempo. Con Rameau la escuela clavecinistica francesa llega a su apogeo con sus tres libros de Piezas para el clavecín verdadero ejemplo del género.

 

Rondo de Tendres Plaintes - Rameau (mesurado, elegante, ¡que grande es Rameau!)

 Rappel des Oiseaux- Rameau. (Muy descriptivo, muy francés)


A partir de la segunda mitad del siglo XVIII, en la escuela francesa hay un cambio de título y empieza a hablarse de  “Sonatas” en lugar de “piezas de clavecín”. El abandono de la estructura de la suite no va acompañado de grandes conquistas formales ya que los músicos franceses aún se resisten a aceptar la pura música instrumental, muy todavía vinculados aun al drama operístico.